El argumento en pro de las fronteras abiertas

Un animado contingente radical exige fronteras abiertas en la Marcha de los Trabajadores y Derechos de Inmigrantes el Día del Trabajo en 2017, en Seattle, Wash. PHOTO: Freedom Socialist
Share with your friends








Submit
This article in English

Steve Hoffman se postuló para el Senado de los EE. UU. el verano pasado para el Partido de Libertad Socialista (FSP), y fue el único de los 29 candidatos que pidió fronteras abiertas. Las preguntas que le hicieron acerca de su postura y sus apasionadas respuestas fueron la causa de este artículo.

Qué significan las fronteras abiertas. Las fronteras tienen que ver con el control sobre los trabajadores por parte de las corporaciones gigantes que dirigen el espectáculo. Abrir fronteras significa poner fin a las restricciones de inmigración, lo que legalizaría el movimiento entre fronteras de todos los trabajadores. La inmigración “ilegal” es un concepto fabricado por la clase capitalista.

La exclusión racista de inmigrantes chinos data de 1882. Pero la frontera entre los Estados Unidos y México estuvo abierta hasta 1924, cuando se estableció la Patrulla Fronteriza. La patrulla es un instrumento de represión con una larga historia de asesinatos, incluyendo niños, ciudadanos estadounidenses y personas en México. Este verano, el secuestro de los hijos de inmigrantes y solicitantes de asilo fue solo el último ejemplo. Los programas de trabajadores invitados, favorecidos por los políticos del Partido Demócrata, se utilizan para proporcionar mano de obra temporal bajo el control total de cada uno de los jefes. Estas medidas eliminan el derecho de los trabajadores a organizarse. Aquellos que protestan o atacan no solo pueden ser enviados a casa, sino que pueden ser enviados a la lista negra para que no regresen. Tal deterioro de las condiciones perjudica a todos, no solo a los inmigrantes.

Los actuales ataques republicanos contra casi todos los inmigrantes no blancos son solo otra forma de controlar a los trabajadores. Estos ataques fomentan el racismo y la xenofobia y rompen la solidaridad laboral. En realidad, los inmigrantes son una parte esencial de la cada vez menor fuerza de trabajo de los EE. UU. La búsqueda de trabajadores extranjeros como chivos expiatorios tiene como objetivo construir el poder de la derecha, no proporcionar empleos.

El peligro del fascismo. Los movimientos nazi y de supremacistas blancos están aumentando en la mayoría de los países ricos, hacia donde la gente huye naturalmente para encontrar trabajo. La historia muestra que estas organizaciones están financiadas por grandes negocios y, en última instancia, están destinadas a mermar el movimiento laboral. Los grandes industriales apoyaron el movimiento nazi de la década de 1930, con el fin de destruir el movimiento obrero. Destruyeron la solidaridad culpando a judíos, izquierdistas, romaníes (gitanos), homosexuales y discapacitados por la crisis financiera. Los ricos antiguos propietarios de esclavos en los Estados Unidos financiaron el Ku Klux Klan y crearon las leyes de Jim Crow. Los efectos perduran hoy en día en los estatutos de derecho al trabajo y las escalas salariales más bajas en los EE. UU. Del mismo modo, los prejuicios anti-mexicanos en el suroeste han provocado bajos salarios y tasas de sindicalización en esa región.

Hoy en día vemos una tendencia mundial de movimientos de derecha respaldados por corporaciones que se dirigen a los inmigrantes, porque la crisis económica capitalista permanente y en aumento está desplazando a millones. Para desviar la atención de la enorme disparidad de ingresos, la guerra y el robo descarado de los ultraderechistas como causas de la pobreza y el subempleo, los poderosos instan a los trabajadores a pensar que otros trabajadores son el problema.

Las corporaciones no tienen fronteras. El capital viaja donde quiera que los ricos quieran. Los bancos y las bolsas de valores operan libremente a través de las fronteras. A pesar de los elevados aranceles del presidente Trump, las mercancías viajan por todo el mundo. Tanto si se imponen aranceles como si reina el libre comercio como en el TLCAN, el CAFTA y otros acuerdos de libre comercio, las fronteras se controlan en beneficio de las grandes empresas. Existen pocas protecciones para los trabajadores, o pequeñas empresas, en cualquier acuerdo comercial.

Los problemas atribuidos a los inmigrantes son sistémicos en el capitalismo. El presidente Trump, los conservadores y la derecha están aplicando una maniobra de cebo y cambio. El problema principal de la gente trabajadora en los Estados Unidos hoy no es la falta de empleos, sino los bajos salarios. La única solución para eso es construir el poder del movimiento laboral. Culpar a los inmigrantes no solo es una distracción, sino que también socava el poder del movimiento laboral, el cual depende totalmentee de la solidaridad.

Los problemas del tráfico de drogas y el crimen organizado también se les atribuyen a los migrantes, pero dichos problemas son parte del comercio capitalista internacional, aunque sean ilegales. En los últimos años, los principales bancos estadounidenses y europeos, incluidos Wachovia, Citibank, HSBC del Reino Unido y Rabobank de los Países Bajos, han sido descubiertos lavando dinero para carteles de la droga y otros delitos organizados. Debido a que todo el capital fluye libremente, las drogas y el crimen no pueden ser tocados por el cierre de fronteras. De hecho, a medida que las fronteras se han vuelto más y más herméticas para las personas trabajadoras comunes, este mercado negro ha crecido dramáticamente.

Los problemas sociales como la drogadicción y el tráfico de drogas de bajo nivel deben resolverse mediante la provisión de salarios decentes y derechos laborales, atención médica y servicios sociales. Las industrias ilegales explotadoras solo pueden ser atacadas quitándoles sus ganancias. Es por eso que FSP llama a legalizar las drogas bajo el control de la comunidad para reducir los ingresos por drogas.

Las crisis causadas por el capitalismo obligan a las personas a huir. ¿Por qué hacerlos las víctimas? Las personas emigran de sus hogares por necesidad. El desplazamiento forzado, ya sea por guerra, represión, colapso económico o cambio climático, está en aumento. La única forma de resolver estos problemas es lidiar con su causa, el capitalismo. El sistema no resolverá estos desastres porque se beneficia de ellos. Los trabajadores deben organizarse a través de las fronteras para que las condiciones sean viables para todos.

Y tienen el derecho humano de migrar para sobrevivir. Cuando Steve Hoffman estaba hablando con un sindicato de empleados estatales en un desfile de campaña en Yakima, Washington, se le preguntó acerca de su posición sobre inmigración. Describió una marcha a la que asistió hace años en esa área en defensa de los inmigrantes. Marchó junto a un hombre que era un trabajador indocumentado de México, que tenía una pequeña granja allí cuando entró en vigor el TLCAN. Debido a la avalancha de productos baratos de los EE. UU., perdió su granja y se vio obligado a irse a los EE. UU. para buscar trabajo y mantener a su familia. Hoffman nunca olvidó su historia.

En la unidad y la solidaridad está el poder. Si los trabajadores se la pasan ahorcándose los unos a los otros, son más débiles frente a la clase dominante. En lugar de obligar a los trabajadores de diferentes países a competir entre sí por salarios cada vez más bajos, la organización a través de las fronteras y las líneas raciales y étnicas puede cambiar la situación. Además, los inmigrantes tienen mucho que enseñarnos. A menudo provienen de países donde el movimiento laboral es más militante, y traen con ellos esas habilidades de combate.

Los gobernantes quieren que los trabajadores piensen que son impotentes, pero como creadores de toda riqueza, tienen el poder supremo de quitarles su trabajo. Hoy más que nunca, la unión de la gente trabajadora es una cuestión de supervivencia, y una oportunidad para cambiar las reglas del juego a su favor.

Share with your friends








Submit