Conferencia Nacional Hispana Feminista

Share with your friends










Submit

Los temas de internacionalismo y solidaridad sobresalieron cuando mujeres del hemisferio occidental se reunieron en Marzo 29-31 en San José, California para la primera Conferencia Nacional Hispana Feminista.

Más de 500 participantes feministas de Cuba, México, Centro América y los Estados Unidos compararon la esclavitud de la mujer con otras luchas de liberación, pasando resoluciones sobre la Ley de Derechos Iguales, la independencia de Puerto Rico, los derechos de trabajadores campesinos y el caso de sexo e ideología política de Clara Fraser.

Un conflicto al último minuto sobre ellugar de la confer en cia rádicamenta amplio la conferencia. Planeadores de la conferencia habian localizado unas juntas en el Park Plaza Holiday Inn, construído sobre un cementerio Ohlone el cual ha sido objeto de un boycott de 5 años por los nativos americanos.

Líderes de la conferencia denunciaron el boycott porque uno do los participantes, el Movimiento Indio Americano (AIM), no soporta el ERA. Péro los delegados rápidamente votaron cambiar el sitio de las juntas.

Dijo Janie Perez, una fundadora de el grupo de chicanas feministas, Mujer, “La cuestión es el boycott, no el feminismo o nuestra conferencia.” Muchas chicanas se unieron a la linea de pickets en el Holiday Inn.

La tension crecío cuando los participantes preguntaron como habian usado los organizadores el dinero de la conferencia, porque habian sido excluidas mujeres de la comunidad, y qué foro había sido provisto para la discusión de diferencias. Muchas juntas despues actuaron sobre estas preocupaciones.

Una junta, “Chicanas en el Movimiento: Como Trabajadoras, Como Feministas, Como Socialistas,” atrajo a más de 100 personas. La directora Rosa Morales, una activista política, dijo que chicanas demandan una voz en un movimiento chicano no sexista y en un movimiento de mujeres no racista. Yolanda Alaniz de Radical Women explicó como el feminismo socialista conecta los movimientos: “No puedo dividirme como una mujer de minoría, una chicana, y una mujer trabajadora.”

Alaniz dijo que liberales ignoran diferencias reales de clase dentro del movimiento hispánico, el cual debe unirse en cuestiones pero reconocer diferencias económicas. Mujeres trabajadoras se parecen mas a los nativos americanos que a las feministas de la clase media. “Necesitamos una estrategia unida de frente unico, de coordinar muchas luchas, para ganar,” dijo ella.

La asamblea general pasó una resolución, presentada por el grupo de lesbianas, de cambiar el nombre de la conferencia a Mujeres Látinas. La resolución también criticó organizadores de la conferencia por homofobia, propuso 20% de representación lesbiana en el siguiente comité de planeación, y solidaridad con los nativos americanos y el boycott del hotel.

La sala resonó con gritos de victoria, y mujeres comeron a los micrófonos a proponer 35 resoluciones más.

La conferencia histórica hizo posible que los atendientes compartieran información y desarrollaran un trabajo internacional — y de ser firmes con los liberales, quienes ignoran la crisis económica y crecientes ataques de la derecha bus cando seguridad en la política de cuestiones singulares.

No es ninguna coincidencia que mujeres trabajadoras de color, quienes encuentran sexismo, racismo, homofobia y bajo sueldo a diario, están proveyendo dirección revolucionarla y franca. ¡Que vivan Las Mujeres Latinas!

This article in English / Este artículo en inglés

Share with your friends










Submit