Conferencistas revolucionarios de El Salvador y Costa Rica convocan la causa común

Share with your friends










Submit
This article in English

Tres panelistas invitados de América Central convidaron a los participantes de la convención del FSP a escuchar relatos testimoniales de la estimulante lucha en esa región contra el “libre comercio” y la privatización. Su mensaje fue la necesidad de una movilización militante de trabajadores de EEUU en solidaridad con los trabajadores del sur, unidos por la fuerza de trabajadores desafiantes contra un enemigo capitalista común.

Patricia Ramos, abogada laboral y candidata a la vicepresidencia de Costa Rica en una boleta de la Izquierda unida, relató con orgullo que su país sigue siendo el único que no ha ratificado el TLC, el tratado de libre comercio de EEUU con América Central y la República Dominicana.

Pero, apuntó Ramos que, “un país no lo puede lograr solo; la respuesta nacionalista es un callejón sin salida”. Para que los costarricenses puedan ganar contra las devastadoras políticas económicas globales, son esenciales dos cosas: una mayor unidad entre los trabajadores de América Central y del Sur, y la movilización de la clase obrera de los EEUU. Para lograr lo anterior, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), del cual Ramos es miembro, se está abocando a fortalecer sus relaciones con otros izquierdistas del hemisferio.

Marina Preza, co-fundadora de Mujeres Radicales Cuzcatlecas (las Mujeres Radicales de El Salvador), describió incisivamente la centenaria explotación de los salvadoreños en la era neoliberal. La audiencia escuchó con toda atención su conciso análisis de que la lucha contiene asuntos múltiples en El Salvador, al igual que en EEUU. Ella afirmó que acuerdos como el TLC “esclavizan a los trabajadores centroamericanos, especialmente a las mujeres y a los niños. Puesto que las mujeres son las que reciben el impacto más fuerte del libre comercio, son ellas las que más hacen oír su voz en la protesta”.

Preza apuntó que los activistas de El Salvador tienen un arduo sendero que caminar, pues se deben enfrentar a los devastadores efectos de una longeva guerra civil, a las traiciones a los trabajadores por parte del Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí, y al machismo de la Izquierda. Sin embargo afirmó que sus compañeras tienen razones para ser optimistas pues se están dedicando de nuevo a “construir Mujeres Radicales como el sendero para el desarrollo de la consciencia de los más oprimidos de El Salvador y para forjar alianzas con trabajadoras feministas de los EEUU.”

Los participantes elogiaron los relatos de desafío contra el TLC, el sexismo, y las políticas anti-trabajadores. Estuvieron completamente de acuerdo en que la tarea más importante para los activistas de EEUU se debe hacer en este país; y que dicha tarea incluye el poner fin a la incesante presión por parte del Tío Sam para crear nuevos pactos de libre comercio al sur de nuestras fronteras. También demostraron su confianza en la habilidad de los trabajadores de EEUU para sobreponerse al conservadurismo y chovinismo nacional del liderazgo laboral tradicional de los EEUU para poder redirigir el destino de todo el hemisferio.

Share with your friends










Submit