Descubrimiento de Héroes Ocultos: Cuatro mujeres que han sacudido al sistema

Share with your friends










Submit
This article in English

Como estudiantes de historia laboral en EEUU los autores de este artículo leyeron un sin fin de libros sobre la lucha de los trabajadores. Es inevitable entonces el hacernos las preguntas, ¿qué hacían las mujeres?, ¿qué hacía la gente de color? y ¿porqué es que siempre son omitidos por los autores blancos?

Puede que el descuido se deba al simple racismo y al sexismo – o puede que la información sea muy amenazante para aquellos que gozan de gran afluencia económica y una vida privilegiada.

Las historias de resistencia por parte de mujeres de color desafían la estructura del poder, la cual trata de disuadir a las mujeres de piel obscura a pensar que ellas son incapaces del liderazgo. Además, estas historias ofrecen lecciones e inspiración a una nueva generación, que es la esperanza para proveer el sólido liderazgo basado en principios, tan desesperadamente necesario para los movimientos de la justicia y la libertad.

Las mujeres en este artículo son sólo cuatro de entre miles de heroínas sin reconocimiento – guerreras quienes en vez de lamentarse y aceptar su opresión, luchan y se organizan para efectuar cambios.

La transformación del papel de las mujeres. Más famosa por ser la madre del héroe cubano de la resistencia, Antonio Maceo, Marianna Grajales Maceo fue una lideraza revolucionaria por su propio mérito.

De extracto afro-cubano, Grajales Maceo pasó parte de su vida como esclava, una de las muchas que fueron raptadas y forzadas a trabajar en los plantíos cubanos bajo el mando español. Cuando se declaró la guerra abierta de 1868 a 1878 en contra del colonialismo español, Grajales Maceo abiertamente organizó a las mujeres para que se levantaran en armas al lado de los hombres. Ella hizo que las habilidades del liderazgo femenino fueran reconocidas y definió el prominente papel que jugarían las mujeres en futuros levantamientos.

Durante la insurrección de 1959 en contra del dictador Batista, se formó un escuadrón femenino nombrado en honor a Grajales Maceo. Hoy día, su espíritu sigue viviendo en la Federación de Mujeres Cubanas, la cual trabaja para mejorar las condiciones de las mujeres tanto en la isla como en todo el mundo.

Siempre con el sindicato. De linaje mexicano, indio y posiblemente negro, Lucy Gonzáles Parsons es mejor conocida como la esposa de Albert Parsons, uno de los ocho mártires anarquistas acusados injustamente de la masacre de 1886 en el Haymarket Square de Chicago. Ella fue también la primera organizadora femenina de sindicato que usó la huelga de sentón; fue una abierta oponente del Ku Klux Klan y una militante campeona de la jornada laboral de ocho horas.

Parsons fue una de las 12 mujeres en la convención fundadora de 1905 de los Trabajadores Industriales del Mundo. Ella habló sobre la doble opresión de las mujeres trabajadoras, y dio apoyo a una huelga general en EEUU, motivada por la revuelta rusa.

Sus experiencias convencieron a Parsons que la liberación de la clase trabajadora requiere el derrocar al capitalismo y que las mujeres, siendo las más pisoteadas, deberían estar en la línea de batalla.

El arriesgarlo todo por la independencia. Una abuela ña de 77 años de edad, Lolita Lebrón es un símbolo viviente de la resistencia al colonialismo de EEUU.

Forzada a trasladarse de Puerto Rico a Nueva York para sobrevivir, se unió al Partido Puertorriqueño Nacionalista en los años 50. Demandando la independencia de Puerto Rico, el partido llama la atención a la contradictoria posición de EEUU que dice que el ser dueño de una persona (la esclavitud) es considerado algo deplorable, mientras que el ser dueño de una isla con dos millones de personas es algo aceptable.

En 1954, dispuesta a morir por la autodeterminación propia, Lebrón encabezó un pequeño grupo de puertorriqueños para entrar en la galería de visitantes de la Cámara de Representantes de EEUU, donde ellos desplegaron la bandera de Puerto Rico y gritaron: “¡Libertad para Puerto Rico!” y dispararon sus pistolas; cinco congresistas resultaron heridos.

Por este acto de desafío, Lebrón pasó casi 26 años en una prisión federal, hasta 1979.

Hoy día ella es la presidenta del Partido Nacionalista.

El desafío a los estereotipos y la enseñanza de nuevos modelos. Una americana de origen chino y coreano, Merle Woo es una popular y respetada escritora y profesora universitaria de estudios ameroasiáticos, femenistas y homolésbicos.

Una lesbiana franca, madre y lidereza de las Mujeres Radicales y el Partido de Libertad Socialista, Woo hace trizas la imagen racista y sexista de las mujeres ameroasiáticas quienes son vistas como “modelos minoritarios” y como serviles, tímidas e invisibles.

Su inflexible apoyo de las protestas estudiantiles en contra de políticas racistas y conservadores de la Universidad de California en Berkeley fue la causa de que se le despidiera dos veces. En ambas ocasiones, ella levantó demandas basadas en la libertad de expresión y logró su restauración. En este proceso, sus estudiantes aprendieron que para triunfar en contra de la opresión, ellos deben formar alianzas de objetivos variados – y que ellos pueden ayudar a darle forma a una nueva sociedad.

Woo nunca ha aceptado ser la víctima – o ni siquiera una mera sobreviviente – ya sea que ella esté luchando por la manutención de los hijos, en manifestaciones contra la legislación para eliminar la acción afirmativa o desafiando a la industria médica para obtener tratamiento apropiado para el cáncer de pecho.

Woo pelea para triunfar.

Cómo llegar a la raíz del problema. Las mujeres descritas aquí han visto la necesidad de ir más allá de las campañas rutinarias para obtener reformas. Ellas han buscado el camino para obtener una fundamental reestructuración social.

Pero los académicos e historiadores tratan de mantener escondidas las lecciones subversivas de las experiencias de estas mujeres. Ellos saben que si el registro inspirador e iluminador del movimiento para una sociedad humana y equitativa fuera revelado, el número de gente oprimida que se opone a la injusticia y busca la transformación del mundo crecería como las aguas de una inundación.

A pesar de los esfuerzos de los eruditos, este conocimiento intoxicante no puede ser opacado. Y en estos tiempos, con las mujeres y la gente de color más afectados por los recortes al salario y a los beneficios, el desmantelamiento de programas sociales y los ataques contra inmigrantes y la acción afirmativa, la verdad ciertamente nos ayudará a ser libres.

Share with your friends










Submit