El caso insistente de Rosa Morales

Share with your friends










Submit

El caso de discriminacion de una sindicalista Chicana en contra de la Universidad de Washington tocó un nervio del movimiento Chicano, de los grupos teministas y de la izquierda — y los polarizó a todos.

El caso de Rosa Morales hizo una incisión profunda en el movimiento Chicano, mostrando las diferencias de clases que lo separan, el sexismo que lo divide aún más, la homofobia que se expande por él, y la bancarrota de los remedios separatistas Chicanos prescritos por algunos radicales de la izquierda.

Rosa Morales — Chicana feminista, sindicalista, e izquierdista — fue una secretaria valiosa de la Universidad de Washington por cinco años. Cuando ella no estuvo públicamente de acuerdo con James Vásquez, su jefe y la cabeza del Centro de Estudios Chicanos, éste fabrico acusaciones en su contra de “grosera,” “insubordinada” e “incompetente”; la espió, suspendió y luego la despidió.

La amarga lucha que libró en contra de Vásquez para re-obtener su puesto llegó a ser una prueba de ácido para ella, para los que la apayaron — y para una variedad de ideologías.

Una Secretaria Arrogante

Morales luchó arduamente por el concepto de acción afirmativa. Pero el liderazgo militante en el Centro de Estudios Chicanos fue reemplazado por manipuladores oportunistas como Vásquez, quien viró bruscamente hacia la derecha, mientras que la administración universitaria establecia una posición de intransigencia en contra de la igualdad de oportunidades.

La Universidad viola constantemente su propio plan de acción afirmativa; Vásquez, quien recibe un alto salario de la administración, no toleró los esfuerzos de Morales en defensa de los estudiantes y empleados Chicanos. Y su hostilidad politica hacia el activismo de Morales se intensificó por su concepto sexista de que una secretaria tiene que ser conformista y grave.

Morales mantenia que la infracción de Vasquez en contra de su libertad de expresión y asociación fue una parte intrínseca de los esfuerzos de la Universidad para frenar la lucha de todos los empleados mal pagados, mujeres y personal minoritario.

Respaldada firmemente por su sindicato, el UWU-I (Sindicato de Trabajadores Unidos-Independientes), compuesto principalmente por mujeres y otras minorías, Morales llevo su caso al Consejo Estatal de Empleados de la Educación Superior.

Los abogados de Morales, Juan Solis y Frederick W. Hyde, hicieron un trabajo de primera calidad presentando los problemas del caso.

Despúes de veintiséis dias de audiencia, el Juez oidor falló en favor de la Universidad, rehusando tratar con los reales problemas del caso — discriminación politica y sexual. El ignoro completamente la mayoria del testimonio, el cual estableció claramente la competencia y diligencia de Morales, y documentó escrupulosamente el hostigamiento que precedió a su despedidá.

Los abogados sindicales están apelando ahora al Juez oidor por su decisión.

Se Dan A Conocer Las Lineas Politicas

Al comienzo, los Chicanos militantes, las feministas socialistas, y los homosexuales se reunieron en torno a Morales. Pero el conflicto estaba fermentándose.

Una división mayor ocurrió por el feminismo. El sindicato de Morales y sus aliadas sostuvieron que Morales debería establecer una base amplia de apoyo entre los trabajadores y las feministas. A causa de que Morales fue despedida de su trabajo por ser una mujer franca e independiente que se defendia a si misma y a otros trabajadores, ella pensó que las feministas apoyarian su causa.

MEChA, una organización de estudiantes Chicanos, estuvo inicialmente de acuerdo con esta política y apoyó activamente el caso. Pero, a última hora, sucumbió a la influencia de CASA, una organización Chicana nacional la cual se ha vuelto hacia el puro nacionalismo, el stalinismo y la histeria anti-trotskista.

El abogado Solis defendió ardiente y brillantemente el feminismo a los hombres en MEChA. Pero, bajo el pretexto de que Morales había llevado su caso des de los problemas de los Chicanos trabajadores al problema feminista, MEChA retiró el testigo más importante del caso, el único quien pudo haber demostrado el apoyo de MEChA a Morales — ¡quien fue sacrificada por defenderlos a ellos mismos!

CASA atacó viciosamente a Morales, a su sindicato y a sus protect ores.

Mucho Machismo

Los hombres Chicanos, atrapados en su propio sexismo, se separaron ellos mismos de la mayoría de las Chicanas, quienes resuelta y heroicamente intensificaron su apoyo a Morales y a su derecho de libre expresión.

El Centro de la Raza, un centro Chicano, respaldó fuertemente a Morales a causa de su preocupación central con los problemas de la clase trabajadora. El director de El Centro, Roberto Maestas, fue uno de los mejores testigos en favor de Morales.

Infortunadamente, El Centro presionó a Morales para que se deshiciera del apoyo que recibía de los homosexuales. Cuando Morales iba a hablar en una reunión del Dia de los Derechos de la Mujer, El Centro exigió que MUJER, un grupo de feministas Chicanas que apoyaba a Morales, retirara su co-patrocinación de la reunión, porque aparecerian oradoras lesbianas.

Los de El Centro que están en contra los homosexuales interrogaron a miembros de MUJER acerca de sus actitudes hacia los homosexuales, atacando a los miembros llamándoles feministas y lesbianas. Una Chicana del FSP (El Partido de Libertad Socialista) y otras activistas de MUJER fueron denunciadas e insultadas.

Pero MUJER se mantuvo firme, endosando la igualdad para todos sin considerar su sexualidad. Insistieron en que Morales hablara en la reunión para aumentar el apoyo en su favor.

El Centro hizo lo justo manteniendo su respaldo a Morales.

El hecho de que muchos hombres Chicanos no alineados le dieran su apoyo ilimitado a Morales también merece mención.

El caso sobresaliente de Rosa Morales reveló gráficamente la lucha de las clases económicas y las lealtades políticas en la comunidad Chicana. Su caso expuso la esterilidad de los stalinistas y maoístas, cuyas posiciones anti-feministas y anti-homosexuales, más su estrecha política nacionalista destruyeron la base de todo esfuerzo de defensa unida.

Las divisiones suicidas dentro de la comunidad Chicana alrededor de su caso deberian convencer a los Chicanos militantes que los trabajadores tienen que defender a todas las víctimas del capitalismo para poder alcanzar la fuerza necesaria para combatir al enemigo común.

¡Unidos Venceremos!

Share with your friends










Submit