EL GRITO DE OAXACA: ¿El poder de los obreros es parte del programa en el sur de México?

Share with your friends










Submit
This article in English

Más de un millón de personas llenaron las calles de la ciudad de Oaxaca el 5 de noviembre para la sexta mega marcha contra la brutal represión gubernamental de 70,000 maestros huelguistas en todo el estado y sus simpatizantes. Como respuesta a esta rebelión que comenzó a cobrar fuerza en mayo, la policía ha detenido a más de 100 personas y ha asesinado a más de 20, incluyendo por lo menos a dos niños.

Los manifestantes, integrados por mujeres y hombres, estudiantes y ancianos, unieron su voz para exigir la inmediata renuncia del gobernador del estado de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, y el retiro total de los 3,400 policías federales enviados por el presidente mexicano, Vicente Fox a finales de octubre.

Como parte de la invasión, la policía federal preventiva realizó una redada en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) el 2 de noviembre e intentó silenciar a Radio Universidad, la estación universitaria ocupada por el movimiento. En compañía de mujeres, maestros, otros sindicalistas e indígenas, los estudiantes han aportado losímpetus que están sosteniendo la rebelión. Jóvenes de la UABJO y de la Universidad Nacional Autónoma de México han participado en protestas y campamentos desde el principio.

Los estudiantes se han enfrentado con la represión policial respondiendo con su lucha y construyendo barricadas para protegerse. El 2 de noviembre lograron una notable derrota contra las fuerzas policiales, las cuales fueron expulsadas a golpes de la universidad después de seis horas de lucha. Pero la batalla por la estación de radio y por el futuro de los oaxaqueños continúa.

¡Arriba Oaxaca! El estado sureño de Oaxaca, al igual que sus vecinos Chiapas y Guerrero, es uno de los más pobres y es gobernado por un tirano que pudo haber sido transportado de la Edad Media.

El pueblo está harto de la devastación económica causada por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y por décadas de robo de tierras y lucro neoliberal.

El reciente fraude que le quitó la presidencia al favorito popular, Andrés Manuel López Obrador, ha inflamado aún más el fuego de la rabia popular.

La revuelta de la ciudad de Oaxaca ha sido valiente e inspiradora desde que comenzó, cuando miles de mujeres indignadas y beligerantes salieron a las calles y dirigieron la ocupación de los edificios legislativos estatales, del Palacio Municipal y de varias estaciones de televisión y radio.

Desde mediados de mayo hasta finales de octubre, el Zócalo de la ciudad, estuvo ocupado por los maestros huelguistas y por la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO).

Como punto de unión de más de 350 organizaciones que exigen la renuncia del gobernador Ruiz Ortiz y que apoyan a los maestros huelguistas, la APPO es una coalición informal que incluye sindicatos laborales y ONGs así como organizaciones políticas e indígenas. La APPO se ha opuesto con fuerza a la represión del gobierno.

En octubre, un líder del sindicato de maestros hizo un convenio con el gobierno sin consultar a las bases pero muchos huelguistas se han rehusado a regresar a trabajar. Arguyen que el voto para dicho convenio fue fraudulento, que su exigencia de que renuncie Ruiz no ha sido satisfecha, y que consecuentemente es posible que haya represalias contra ellos.

Algunos han llamado los sucesos de Oaxaca la “latinoamericanización” de México en referencia a las rebeliones masivas que han derrocado a gobernantes en América del Sur en años recientes. Y hay indicios de que esto pueda ser verdad, sobre todo debido a que el modelo de la APPO se ha difundido en otros estados mexicanos, entre ellos Michoacán y Guerrero.

¿Poder dual? La APPO ha provocado que los poderes capitalistas regulares no sean operativos en Oaxaca. El Gobernador, la legislatura estatal, el ayuntamiento y los tribunales no han realizado sus funciones en la ciudad de Oaxaca, la capital del estado, desde hace más de cinco meses. La APPO tomó el control del Zócalo bloqueando todos los caminos principales alrededor de la ciudad; proporcionó cuidado médico a los oaxaqueños y estableció sus propios cuerpos de seguridad y cocinas.

Todo esto ha ocasionado que algunos izquierdistas y progresistas describan los logros de la APPO como una situación de poder dual. ƒste es un concepto muy estimulante pero el poder dual, Àen manos de quién y con qué fin?

Desde una perspectiva marxista, el poder dual significa poder dual de clase, en que la clase obrera se encuentra compitiendo directamente con la clase capitalista por el control del Estado.

Esto es lo que se logró durante el curso de la Revolución rusa de 1917 por medio del crecimiento de los consejos de trabajadores y soldados, o sea los sóviets.

Aún parece prematuro el caracterizar la situación de Oaxaca de la misma manera.

Con el correr del tiempo, el programa de la APPO ha llegado a incluir asuntos múltiples. Su constitución estipula el derecho a la educación bilingüe y culturalmente sensible, reconoce la autonomía de los grupos indígenas y hace un llamado en pro de la igualdad de la mujer y de la igualdad entre las uniones homosexuales y heterosexuales.

ƒste es un programa estimulante pero aún no es un programa explícitamente anti-capitalista que presente un desafío definitivo al Gobierno actual. La APPO necesita tanto una identidad bien definida como líderes que sean realmente de la clase trabajadora, si quiere continuar su progreso.

De otra forma, son los políticos de los partidos burgueses y las ONGs que están incluidas entre sus miembros quienes establecerán su dirección y la APPO dejará de ser una fuerza importante para los pobres y los oprimidos.

El llamado a la solidaridad. Los maestros huelguistas de la Coordinación Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una sección militante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, comprenden lo que está en juego en Oaxaca y saben perfectamente que el problema es el capitalismo.

La CNTE se describe como “una escuela preparatoria para la lucha general contra la burguesía y su Estado con el propósito de destruir el sistema capitalista”. El sindicato también declara que es “solidario con la lucha de otros pueblos É y los países que continúan declarando el socialismo como una sociedad justa y democrática”.

También la APPO ha hecho numerosos llamados en pro de la solidaridad nacional e internacional y el papel que los trabajadores de los EEUU pueden desarrollar para forjar dicha solidaridad es particularmente importante.

Dado que la causa de los problemas a los que se enfrentan los oaxaqueños es el imperialismo global, dirigido por las corporaciones de EEUU, la clase trabajadora de EEUU tiene una responsabilidad enorme. Ultimadamente, la más fuerte solidaridad que los trabajadores de EEUU pueden brindar a Oaxaca es fomentar la consciencia de clase en este país y librar la batalla contra el capitalismo en EEUU.

También es necesaria la acción inmediata. Para aprender más acerca de la Asamblea y de sus reivindicaciones y para seguir los acontecimientos de Oaxaca, visita www.asambleapopulardeoaxaca.com. ònete a las protestas u organízalas en los consulados y embajadas mexicanos locales. Habla con tus compañeros de trabajo acerca de la heroica lucha de los maestros de Oaxaca y exige que el movimiento sindical de EEUU los apoye. ÁComo trabajadores unidos por un sistema global de explotación, su lucha es la nuestra!

Share with your friends










Submit