La economía: Tenemos razón al ser escépticos

Los trabajadores no se creen la optimista visión económica que promueven Biden y los expertos. ¡Y con razón! Las estadísticas gubernamentales pintan rostros felices en lugar de presentar los hechos.

Los trabajos mal remunerados se verán extremadamente afectados por la alta inflación, especialmente en el caso de necesidades básicas como alimentos, vivienda, combustible y transporte. FOTO: Daveblog / Flickr
Share with your friends










Submit
This article in English

Los demócratas en el poder y sus apologistas mediáticos promueven el cuento de que la economía va de maravilla: miren el bajo desempleo y la mejora de la inflación. ¡Todo está bien! Pero, ¿por qué el público no lo entiende?, se preguntan.

Es muy simple. Sus cifras no reflejan la realidad cotidiana de las personas, y eso no es casualidad.

Ficciones sobre el empleo y la inflación

Consideremos las cifras de empleos. Lógicamente, las cifras de desempleo deberían incluir a todas las personas que desean trabajar pero que no encuentran empleo. Pero no. La estadística de desempleo más citada solo cuenta a las personas que están completamente desempleadas y han buscado trabajo en las últimas cuatro semanas (o están incluidas en la lista de llamadas de un empleador).

Dichas cifras excluyen a los trabajadores que han estado desempleados durante mucho tiempo y han abandonado la búsqueda. Eso incluye a muchas personas, como refleja la tasa de participación laboral, la cual ha estado disminuyendo durante años. Esta tasa mide la proporción de la población en edad de trabajar que está trabajando o buscando empleo activamente. En mayo de 2023, la tasa de personas mayores de 16 años fue solo del 62.6%.

Además, cualquier persona que haya trabajado aunque sea una hora en una semana se cuenta como “empleada”, independientemente de si su sueldo es suficiente o no. Para obtener una cifra más exacta, el economista liberal Eugene Ludwig combina el desempleo, el subempleo y los salarios por debajo del umbral de pobreza, incluso el de trabajadores a tiempo completo. Para marzo de 2024, comparemos la tasa de desempleo “general” del 3.8% con la tasa de “desempleo funcional” de Ludwig del 24.2%.

¿Y qué pasa con el costo de vida? El enfoque de Ludwig sobre el Índice de Precios al Consumidor es una revelación pues muestra cómo el IPC subestima el impacto de la inflación en las personas de bajos y medianos ingresos. Se basa en cambios de precios de una gran cantidad de bienes y servicios con el tiempo, pero incluye artículos de lujo, lo que significa poco para los trabajadores que no pueden permitírselos.

Además, el IPC es un promedio nacional aunque el costo de vida varía significativamente según la región. Ludwig calcula un índice de Costo de Vida Verdadero basado en artículos esenciales y teniendo en cuenta las variaciones regionales. ¡Resulta que aumenta 1.4 veces más rápido que el IPC!

Otra estadística optimista son las Ganancias Semanales Promedio. La Oficina de Estadísticas Laborales solo mide los salarios de los trabajadores a tiempo completo, la cual calculó $1,139 para el primer trimestre de 2024. Ludwig examina las ganancias de toda la fuerza laboral, incluidos los trabajadores a tiempo parcial y desempleados, para obtener una cifra más realista de $951.

La otra cara de la historia

En 2023, una encuesta de payroll.org reveló que el 78% de los estadounidenses viven mes a mes, lo que significa que la mayoría de sus ingresos —o incluso más de lo que ganan— se necesita para lo esencial. Muchos se ven obligados a depender de tarjetas de crédito para pagar solamente el alquiler y comprar alimentos.

A finales de 2023, la deuda total de tarjetas de crédito de EE. UU. alcanzó los $1.13 billones y el 49% de los titulares de tarjetas de crédito mantenían un saldo de un mes a otro, ¡con un interés promedio del 21%!

Este tipo de tortura financiera afecta sobre todo a las personas de color, mujeres, personas mayores, jóvenes, personas LGBTQ+ y discapacitadas. Solo unos cuantos ejemplos:

Para 2023, los africano-americanos tenían más probabilidades de no tener casa, representando el 37% de las personas sin hogar a pesar de ser solo el 13% de la población total. Según Eviction Lab (Laboratorio de Desalojos), hasta enero de 2024, el 59% de las personas que sufrían desalojos eran mujeres, y una cantidad desproporcionada eran negras y latinas.

Además, según el Instituto de Política Económica, a finales de 2023, los trabajadores negros tenían el doble de probabilidades de estar desempleados que sus homólogos blancos, y los trabajadores latinos tenían 1.6 veces más de probabilidad. Asimismo, por cada dólar que gana una persona blanca en Estados Unidos, una persona negra gana $0.84 y una persona latina apenas $0.76.

Además de las estadísticas oficiales, que son tan defectuosas que llegan a ser deshonestas, los políticos y los medios de comunicación popularizan narrativas mentirosas para crear chivos expiatorios a los que se puede culpar rutinariamente por los problemas financieros y sociales. Culpar a otros les es mucho más útil que tener personas informadas que examinen detenidamente el sistema que se opone a la mayoría.

Los inmigrantes son los principales chivos expiatorios de ambos partidos capitalistas. ¡Casi nunca se escuchan noticias acerca de su impacto positivo en la creación de empleo y la economía! Por ejemplo: la baja tasa de desempleo actual se debe en parte a la expansión económica causada por el aumento de la población de inmigrantes, que también proporcionan la fuerza laboral para muchos puestos difíciles de cubrir, como el trabajo agrícola y los servicios.

De vez en cuando, una fuente burguesa reconocerá que la economía está inestable, e incluso que las personas de bajos ingresos sufren más por cuestiones como la inflación. El presidente de Citibank lo hizo en mayo, pero esto es en gran medida irrelevante para las personas que experimentan ese dolor, porque las respuestas tendrán que venir de abajo hacia arriba. Y lo bueno es que cada vez más trabajadores, de tiendas minoristas y universidades así como de hoteles y hospitales, están llegando rápidamente a esa conclusión y actuando en consecuencia con huelgas, campañas de organización y militancia.

Share with your friends










Submit