RADICAL WOMEN

La guerra en todo el mundo a favor de los derechos del aborto llegará muy pronto a tu comunidad

Una manifestante pro-aborto hace manifiesto su derecho a controlar su propio cuerpo. FOTO: Santiago Times
Share with your friends










Submit
This article in English

Las fuerzas de la reacción están haciendo llover ataques contra los derechos reproductivos de las mujeres en todo el mundo. En los EE. UU., la Corte Suprema sexista, racista y hostil a los trabajadores aceptó tratar un caso sobre una ley antiaborto de Mississippi. Si se confirma, el fallo podría revocar Roe v. Wade, la decisión de 1973 que legalizó el aborto en todo el país. Las feministas de todo el mundo se están levantando para hacer frente a estas amenazas.

Aciertos y errores reproductivos. La ley de Mississippi que será considerada por el tribunal prohíbe casi todos los abortos después de las 15 semanas de embarazo, sin excepciones, por violación o incesto. Está diseñada para aniquilar a Roe v. Wade, que postula que el aborto es una elección privada entre una mujer y su médico hasta el momento en que un feto se considera “viable”, es decir, capaz de sobrevivir fuera del útero a las 24 o 25 semanas aproximadamente. Después de ese momento, los estados pueden imponer restricciones y prohibiciones a menos que la vida de la mujer esté en peligro. Si se mantiene, la ley de Mississippi elimina la cuestión de viabilidad y abre el camino para leyes aún más severass como las de Texas y Tennessee que prohíben el aborto después de seis semanas, antes de que la mayoría de las mujeres saben que están embarazadas. Numerosos estados están listos para prohibir instantáneamente el aborto si el tribunal anula a Roe.

A pesar de reducir drásticamente el número de muertes causadas por procedimientos fallidos, el aborto legalizado ha sido objeto de un implacable ataque desde el primer día. En 1976, la Enmienda Hyde fue aprobada con apoyo bipartidista para prohibir el uso de fondos federales para financiar abortos. La primera víctima conocida de la Enmienda Hyde fue Rosie Jiménez el 3 de octubre de 1977. Esta madre soltera chicana que vivía en Texas estaba a seis meses de obtener su título de maestra, cuando murió de un aborto clandestino porque Medicaid no lo cubría.

Las clínicas de todo el país se han visto obligadas a cerrar debido al hostigamiento, los asesinatos, los incendios provocados y los bombardeos. Los obstáculos de las regulaciones sin sentido y los escandalosos costos de los seguros han provocado que sea casi imposible brindar servicios reproductivos a las mujeres trabajadoras. Muchos condados de EE. UU. no tienen proveedores de servicios de aborto y el estado más pobre de la unión, Mississippi, solo tiene una instalación para abortos: la acosada Organización de Salud de Mujeres de Jackson que atiende principalmente a mujeres negras y de bajos ingresos.

Casi 50 años después de que se legalizara el aborto en los Estados Unidos, ¿por qué se pone en tanto peligro el derecho de la mujer a su integridad física? Es una cuestión de dinero y poder: sin la capacidad de controlar su reproducción, la vida de las mujeres no les pertenece. El lucro capitalista se basa en que la mitad femenina de la clase trabajadora reciba un salario muy bajo en el trabajo y que no se le pague por su trabajo doméstico, con un apoyo social inadecuado para los padres de color y las familias pobres. El sexismo, agravado y acompañado por el racismo, es fundamental para el sistema capitalista. La clase dominante no tolera la libertad de elección de las mujeres al igual que no acepta la igualdad de remuneración o el cuidado infantil totalmente gratuito.

Ten esperanza en las victorias. ¿Qué van a hacer las feministas ante estos ataques? Estos son algunos de los inspiradores ejemplos de hermanas de todo el mundo que están ganando terreno en pro de los derechos reproductivos.

En 2018, los electores de Irlanda derogaron abrumadoramente una prohibición constitucional del aborto. La pasión por el cambio se encendió en 2012 después de que una inmigrante india, Savita Halappanavar, muriera de una infección provocada por un aborto espontáneo porque un hospital no permitía la interrupción del aborto. Como lo expresó la legisladora socialista Ruth Coppinger, “Una mayoría de mujeres jóvenes y no binarias construyó la base para la derogación…. Fue la participación activa de decenas de miles de personas de a pie… lo que fue fundamental para la rotunda victoria “. Las militantes feministas de color también alzaron sus voces como líderes del MERJ (por sus siglas en inglés), Migrantes y Minorías Étnicas por la Justicia Reproductiva.

Las activistas argentinas, después de décadas de trabajo, obtuvieron el derecho al aborto legal el 30 de diciembre de 2020. Lograron su objetivo a través de una organización de base vinculada a la campaña contra el feminicidio. Las feministas realizaron protestas masivas en las calles y educaron al público en general sobre las 371,965 a 522,000 mujeres argentinas que se estima que arriesgaban la vida cada año para obtener abortos ilegales. Aunque la nueva ley solo permite abortos hasta la semana 14, esto es mucho mejor que antes, ya que el aborto se castigaba con hasta 15 años de cárcel a menos que se tratara de una violación o de peligro a la salud o la vida de la madre.

La “ola verde” de Argentina, en referencia a los pañuelos verdes que exhiben los partidarios del aborto legal, está arrasando en América Latina. El 30 de junio, el estado de Hidalgo en México eliminó las penas por aborto electivo, uniéndose a Oaxaca y Ciudad de México para confirmar el derecho a elegir.

También hay ejemplos cerca de nosotros. En el estado de Washington, una coalición de miembros de Mujeres Radicales y de las mujeres negras del programa contra la pobreza que iniciaron la Acción por el Aborto Ahora (Abortion Action Now) en 1968. Hicieron un llamado por el aborto cuando se solicite, por el fin de la esterilización forzada, la acción afirmativa y el cuidado infantil gratuito las 24 horas. Le arrancaron el velo al desproporcionado número de mujeres negras pobres y de clase trabajadora que mueren a causa de abortos peligrosos. Sus protestas y la cobertura de los medios sentaron las bases para la victoria de un referéndum popular que legalizó el aborto en 1970, tres años antes que Roe.

Hoy, Mujeres Radicales se están organizando para acciones nacionales y locales por la justicia reproductiva el 3 de octubre para honrar la memoria de Rosie Jiménez y para presionar a la Corte Suprema para que defienda y amplíe Roe v. Wade. La campaña busca construir un frente de lucha de feministas, trabajadores, personas de color, inmigrantes y jóvenes, aquellos para quienes la negación del aborto tiene un impacto de vida o muerte. ¡Involúcrate! Comunícate con Mujeres Radicales (radicalwomenus@gmail.com) para obtener más información.

Share with your friends










Submit