Linda Averill para el Concejo Municipal de Seattle: ¿Qué puede lograr una socialista en el Ayuntamiento?

Share with your friends










Submit
This article in English

Cuando una o un radical de la clase obrera se pospara un cargo público, con frecuencia se le cuestiona acerca de la imposibilidad de que tenga un impacto. ¿Cómo podría la socialista advenediza romper el atolladero de la inacción donde tantos otros con muchos enchufes han fracasado?

Al postularse para el Concejo Municipal en tiempos de escasez de empleos y de presupuestos miserables, la candidata del Partido de Libertad Socialista, Linda Averill, ha escuchado muchas variaciones del refrán de que el apoyo a liberales cautelosos es la opción “realista”. Sin embargo, esta conductora de autobús feminista y sindicalista no lo cree.

Al contrario, ella está hablando con activistas de muchos movimientos distintos para formar una plataforma de demandas razonables, prácticas y radicales que puedan ayudar a los de abajo. También está promoviendo la subversiva noción de que lo importante es satisfacer las necesidades humanas y no beneficiar a los multimillonarios que proliferan en su área el hogar de Microsoft, Amazon.com, Starbucks, Costco y McCaw Cellular (ahora parte de Cingular).

“El socialismo no tiene que ver con gozar del bienestar en el más allá”, afirma Averill. “Es el repartimiento de los recursos entre aquéllos que hacen el trabajo y que son los más vulnerables. Mi campaña no puede crear el comunismo en una ciudad pero podemos darle al pueblo una prueba de lo que es posible aun con un cambio moderado de prioridades y con una disminución de los beneficios que reciben los ricos”.

Las prioridades de Averill son las necesidades concretas de los pobres, de la gente de color, de los inmi de las mujeres, lesbianas y gays, y de los jóvenes. Su plataforma se adaptaría bien a cualquier ciudad de todo el país.

Ayudemos a los trabajadores, no a las grandes empresas. Averill aboga por un salario mínimo de $17 por hora. Esta cuestión provoca inmediatamente un fuerte acuerdo o preocupación por el impacto en las pequeñas industrias.

Pero nadie puede poner en duda el hecho de que por lo menos $17 por hora es justificable en una ciudad donde los precios de los alquileres, del gas, de la comida y de las casas se encuentran entre los más altos de toda la nación. Es un nivel razonable para padres, estudiantes, pensionados que luchan por pagar sus medicinas, y todos los que tienen que pagar seguro médico, préstamos escolares o que ahorran para vivir una vida independiente.

Entonces, ¿cómo puede la ciudad exigir estas normas salariales sin forzar a las pequeñas industrias a que se vayan a la bancarrota?

La respuesta, afirma Averill, es renovar el sistema fiscal de Washington, el cual castiga a las pequeñas empresas e ignora las excepciones que benefician a las corporaciones. Un primer paso sería instituir un impuesto sobre la renta altamente graduado de manera que los que más se beneficien de la actividad comercial sean los que paguen más. El anular la actual exención sobre las ventas que se realizan fuera del estado también terminaría con los beneficios para algunas de las empresas más grandes del estado como Boeing, Weyerhaueser y Microsoft. Otro apoyo a las pequeñas empresas podría provenir del control de los alquileres en propiedades comerciales.

Para garantizar que haya fondos disponibles para escuelas y servicios sociales, Averill también terminaría con las gratificaciones a los urbanizadores, tales como el cheque en blanco concedido al millonario de Microsoft, Paul Allen, para construir un complejo biotécnico de 10 millones de pies cuadrados.

El Ayuntamiento está destinando $1,000 millones de dólares en fondos públicos para hacer una enorme expansión de servicios y mejoras de calles en el vecindario del proyecto biotécnico de Paul Allen. Con la justificación de apoyar viviendas de bajo costo, el Ayuntamiento también anuló los impuestos sobre la tenencia de la tierra durante 10 años en una parte del proyecto: un edificio de 172 apartamentos que alquilará 35 unidades al “bajo costo” de $782 al mes por un apartamento de una habitación. El deseo de Allen de construir un tranvía con fondos públicos que dé servicio a esa área también se está presentando como una necesidad popular en lugar de un lujo, a pesar del hecho de que actualmente se puede llegar a esa área en 19 rutas distintas de autobús.

Luchando contra la disparidad racial y mejorando la vida de las mujeres. El costo económico y social del racismo es realmente evidente en Seattle, donde las políticas que favorecen la gentrificación y el desarrollo comercial afectan sobre todo a las comunidades de color. Averill se está pronunciando en pro del control de alquileres y contra la destrucción de viviendas populares de bajo costo y su sustitución con casas de propiedad privada.

Para empeorar más las cosas, la mayoría de la mano de obra contratada para construir las nuevas residencias son hombres blancos, al igual que la fuerza de trabajo de los proyectos de transporte más importantes de la ciudad. Averill exige la restauración de la acción afirmativa en las contrataciones municipales, la fuerte defensa de los derechos civiles de la gente de color en inmigrantes, y programas de empleos para jóvenes de color.

Averill también propone la elección de un consejo civil de supervisión de la policía con la autoridad de investigar, amonestar y despedir medida muy necesaria para acabar con la epidemia de asedio y violencia por parte de la policía contra gente de color y contra los jóvenes.

De igual manera, ella piensa que la ciudad necesita una Oficina de Derechos de Mujeres independiente con poder para hacer cumplir la ley para luchar contra el asedio sexual y la discriminación. La restauración de la acción afirmativa también beneficiaría a las mujeres trabajadoras al volver a abrir las puertas a los puestos de mayor paga dominados por los hombres en las profesiones especializadas.

Además, Averill propone guarderías financiadas por los patrones y programas para luchar contra el hambre entre los niños, para proveer cuidado médico universal, y para combatir la falta de vivienda y la violencia intrafamiliar. Ella imagina una ciudad que garantice el acceso al aborto y a anticonceptivos seguros cuando sean solicitados financiando clínicas que proporcionen servicios de la reproducción.

La cuestión principal. Para implementar los proyectos como los que se describen anteriormente, Averill afirma que la clave es un sistema fiscal más justo en un condado en el que 10,000 millonarios viven a la par de 140,000 personas pobres. La estructura fiscal del estado es una de las más atrasadas del país pues afecta desproporcionadaa aquéllos que cuentan con menos medios.

Averill no sostiene que tenga una solución para todos los problemas, pero afirma que la ciudad puede mover montañas si opta por tomar en cuenta las ideas del pueblo. Además de luchar por mejoras concretas a nivel local, tiene la intención de proveer una fuerte voz en cuestiones nacionales tales como el poner fin a la guerra contra Irak y nacionalizar la industria de la energía, los gigantes farmacéuticos y el cuidado médico. Los funcionarios radicales tienen un púlpito desde el cual exhortan a la gente a luchar contra la injusticia.

Averill se ha ganado el apoyo de organizaciones incluyendo el Sindicato Local 304 de la Federación de Washington de Empleados Estatales y su propio sindicato, el Sindicato de Transporte Amalgamado Local 587. Se hizo una moción verbal para apoyarla en el Consejo Laboral del Condado de King, pero se revirtió cuando funcionarios exigieron que se pasara lista, proceso que da más influencia a los sindicatos más grandes y más conservadores. La campaña tamén ha recibido apoyo de activistas en pro de los derechos civiles, de líderes de los derechos de los inmi de feministas, y de la comunidad lésbica, gay, bisexual y transénero.

Cualquiera que sea el resultado de la elección primaria de septiembre, en las cuales Averill se enfrenta a la demócrata Jan Drago, su movimiento popular ya ha dado resultados. Ella ha apresurado a otros candidatos a tratar cuestiones que prefieren ignorar, promoviendo el actien la gente que se rehúsa a poner sus necesidades a lo último, y sirviendo de inspiración para que prosperen esfuerzos similares en otras partes.

Una plataforma con clase

Las corporaciones con beneficios fiscales deberán financiar centros de capacitación para empleos, escuelas, y la expansión del transporte público y de los servicios sociales.

Se garantizará el cuidado infantil financiado por los patrones para todos así como el aborto y los anticonceptivos cuando sean solicitados.

Se defenderá los derechos civiles y laborales de la gente de color, los inmigrantes, las lesbianas y los gays. Se reinstaurará la acción afirmativa.

Se acabará con la brutalidad policíaca. Se creará un consejo civil de supervisión de la policía. Se prohibirá el uso de tasers (pistolas no letales).

Se fortalecerán las libertades civiles. No se respetará el Acta del Patriota.

Se prohibirán los reclutadores militares en las escuelas. Se terminará el reclutamiento por carencias económicas creando empleos para los jóvenes.

Se incrementará el salario mínimo a $17 por hora, se establecerá el control de los alquileres, y se restaurará la vivienda pública. Se evitará el aumento del precio de la gasolina y se instituirán controles de precios para el aceite para calefacción.

Se harán propiedad pública las industrias claves bajo el control de los trabajadores para satisfacer las necesidades humanas y para proteger el ambiente. ¡Se nacionalizará la industria de la energía, los bancos, los gigantes farmacéuticos y el cuidado médico!

¡Involúcrate!

Puedes ayudar a Linda a tomar el Ayuntamiento de las siguientes maneras:

Haciendo una donación. Manda un cheque a Advocates for Averill en New Freeway Hall, 5018 Rainier Ave. South, Seattle, WA 98118.

Sirviendo de voluntario: ¡Hay algo para todos, desde atender la puerta hasta preparar envíos! Visita la casa principal de la campaña en la dirección anterior, manda un correo electrónico a votelinda@earthlink.net, o llama al 206-722-2453.

Muestra tu apoyo con un letrero de jardín. Llama para que te lo llevemos a tu domicilio.

Share with your friends










Submit