Plan de acción para protestas, huelgas y vigilancia del ICE: ¡Incrementemos la lucha contra las redadas!

Share with your friends










Submit
This article in English

“Operación Vagón de Tren.” Suena como una película mala del oeste, o un proyecto escolar para estudiantes de segundo año. Pero en realidad es uno de los tantos programas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el cual hace miserable la vida de los trabajadores indocumentados. Durante su campaña en seis estados en diciembre del 2006, el ICE arrestó a 1,250 personas, ¡y la mitad fue deportada!

Siendo una dependencia del Departamento de Seguridad Nacional, el ICE deportó a más de 190,000 inmigrantes en el 2006, el cual es un incremento del 13 por ciento del número de expulsados de los EEUU en el 2005. Sus redadas estilo Gestapo en los lugares de trabajo y los barrios son pasmosas. Los agentes del ICE inclusive utilizaron los refugios para incendios en San Diego para atrapar y deportar a latinas y latinos sin papeles durante la reciente devastación.

¿Por qué está ocurriendo esto? Porque los grandes negocios quieren mano de obra barata e indefensa y el Gobierno con gusto ayuda a reprimir el creciente activismo de inmigrantes – sobre todo la organización sindical. Después de todo, es algo contagioso.

¡La tarea más urgente para el movimiento laboral y otros movimientos de los EEUU es unirse a los trabajadores inmigrantes en la ofensiva contra dichas redadas feroces!

Incremento de la militancia. Una táctica del Gobierno es enviar cartas de “no correspondencia” a las compañías, informándoles de que algunos de los números de Seguro Social de sus empleados no coinciden con los de los expedientes oficiales. La gerencia usa dichas cartas para despedir a activistas sindicales. Esto ocurrió en la planta procesadora de cerdos Smithfield en Carolina del Norte.

“Estaban preocupados de que la gente fundara un sindicato,” explicó un organizador de la Unión de Trabajadores Comerciales y de Alimentos, “y el Gobierno declaró, ‘Aquí están las herramientas para encargarse de ellos'”. Los trabajadores organizaron una huelga de dos días y posteriormente una protesta de 1,000 personas en una junta de accionistas de Smithfield.

El Sindicato de los Trabajadores de la Industria Eléctrica (UE) ha creado una línea telefónica en Chicago para ayudar a las víctimas de las cartas de no correspondencia. El UE también apoyó a los trabajadores de la fábrica de jabón Cygnus, los cuales abandonaron sus puestos de trabajo en el sur de Chicago cuando sus jefes los amenazaron con despedir a todas las personas cuyos números de Seguro Social no fueran válidos. La gerencia dio marcha atrás después de dos semanas y los trabajadores recuperaron su empleo.

Los sitios de emboscadas recientes del ICE han incluido negocios y hogares en Connecticut, Nevada, Virginia y California, frecuentemente escogidos como represalias por leyes locales que favorecen a los inmigrantes. Ha habido protestas en todos estos lugares.

En Reno, Nev., algunos estudiantes salieron a las calles para unirse a una manifestación de 1,000 personas contra las once redadas en los restaurantes McDonald’s. Los detenidos por el ICE que fueron liberados marcharon con ellos. En Virginia, miles acudieron para denunciar las leyes antiinmigrantes que propusieron legisladores del Condado de Prince William y que apoyó el Ku Klux Klan.

En Los Ángeles, la Coalición Todos Somos Elvira protestó ante la oficina central del ICE. El grupo se formó en solidaridad con Elvira Arellano, madre soltera de 32 años que se refugió en una iglesia de Chicago. El proporcionar refugio es un movimiento que está creciendo y que incluye iniciativas en más de 30 ciudades para prohibir que la policía y otros empleados municipales apliquen la ley federal de inmigración. (Ve a www.ojjpac.org/sanctuary.asp.)

Realizando actos decisivos. En todo el país, los inmigrantes y sus simpatizantes, incluyendo las sucursales de las Mujeres Radicales y del Partido de Libertad Socialista de costa a costa, están marchando y educando acerca de los derechos de los trabajadores indocumentados. ¡Es hora de que aceleremos la lucha! Necesitamos estar más organizados que el ICE por medio de actos ágiles, ruidosos, visibles e incesantes. Aquí presentamos algunas ideas de cómo hacerlo.

• Tomemos la iniciativa para protestar contra las redadas.

Haz planes antes de que ocurran las redadas para lograr la acción comunitaria unida y establece ramas telefónicas para una respuesta rápida. Establece centros de información acerca de la ubicación de los agentes del ICE y de redadas potenciales para que se puedan enviar avisos a los lugares de trabajo y a organizaciones comunitarias. Contacta estaciones de radio amigas, como la KPFK en Los Ángeles, para anunciar las redadas antes o mientras ocurran. Organiza protestas en las oficinas del ICE para tener un máximo de cobertura de los medios.

Los activistas inmigrantes, comunitarios y sindicales deben colaborar con los trabajadores afectados y acudir a las redadas cuando éstas ocurran con sus letreros de piquetes en la mano, con la intención de detenerlos.

• Crea una campaña nacional para que las ciudades sigan el liderazgo de New Haven, Conn., la cual proporciona tarjetas de identidad a las personas sin papeles para que puedan conseguir trabajo, conducir coches y organizarse contra la injusticia sin temor.

• Ofrece refugio. Haz presión para que los salones sindicales se conviertan en lugares seguros donde se puedan refugiar familias e individuos.

• Las coaliciones locales y nacionales de derechos de inmigrantes han recabado importantes sumas de dinero en las marchas y manifestaciones. Estos fondos se deberían usar para financiar la defensa legal de inmigrantes y sus familias victimizadas por las redadas del ICE.

• Los activistas laborales deben proponer a sus sindicatos que los fondos que actualmente se destinan a las campañas de demócratas y republicanos sean redirigidos a la defensa de aquéllos que son arrestados por el ICE. También deben hacer presión para que los funcionarios sindicales realicen iniciativas masivas de organización para los trabajadores inmigrantes, desde las plantas de empaque y la industria de servicios hasta los jornaleros. Las federaciones del AFL-CIO y de Cambio para Ganar (Change to Win) deberán exigir la residencia legal, incondicional e inmediata, y números de Seguro Social para todos los empleados inmigrantes.

• Los trabajadores deben apelar a los líderes sindicales para que organicen un paro laboral nacional – una huelga general – para terminar con las redadas. También se debe urgir a los funcionarios laborales a que cuestionen la farsa electoral de demócratas y republicanos poniendo en acción a candidatos anticapitalistas que luchen por los verdaderos intereses de los trabajadores – incluyendo el desmantelamiento del ICE y del Departamento de Seguridad Nacional. Y se les debe presionar para que hagan un llamado para que se abran las fronteras a todos los trabajadores – ¡ésta es una cuestión de justicia en un mundo en el que el capital viaja adonde le da la gana!

La intervención tenaz de los sindicatos es crucial para la defensa de los inmigrantes – y para el poder e incluso la supervivencia del menguante movimiento laboral en sí. Los inmigrantes no son “extraterrestres” sino una parte integral de la clase trabajadora de EEUU, ¡y siempre lo han sido! La lucha por los trabajadores inmigrantes es la lucha por todos los trabajadores – y requiere de nuestros mejores esfuerzos ahora.

La Organizadora de Mujeres Radicales de Pórtland, Ore., Jen Laverdure recientemente consiguió un nuevo empleo después de que la despidieron por rehusarse a proporcionar información personal completa al Departamento de Seguridad Nacional. Se le puede contactar en rwpdx@igc.org.

Share with your friends










Submit