¡Unidos contra los vigilantes de las fronteras!

Share with your friends










Submit
This article in English

Una pandilla malévola se está concentrando a lo largo de la frontera de EEUU y México para parar la inmigración de indocumentados. Dichos bravucones armados, llamados el Proyecto de los Milicianos (Minuteman Project), están decididos a superar a la Patrulla Fronteriza de EEUU, la cual consideran que no está haciendo bien su trabajo — a pesar de un incremento del 60 por ciento de las fuerzas gubernamentales desde 1993. Esto ha hecho que aumente el número de inmigrantes muertos que intentan cruzar la frontera en áreas más remotas del severo desierto.

Las buenas noticias son que una multitud de manifestantes han plantado las semillas de un movimiento que puede parar a estos bravucones.

La búsqueda de chivos expiatorios une a los Milicianos y a los fascistas. A principios de abril, los hombres fuertes de los Milicianos, Jim Gilchrist y Chris Simcox, hicieron un llamado a nivel nacional a los prejuiciosos para que acudieran a ayudar a patrullar la frontera entre Arizona y México. Se presentaron menos de los que se esperaban, pero entre los que acudieron se encontraban miembros de la Alianza Nacional neonazi.

Aunque los Milicianos afirman que no quieren la ayuda de los fascistas, no hicieron nada para impedir su participación. Además, según un informe del Centro Legal Sureño de la Pobreza (Southern Poverty Law Center), los Milicianos han apoyado a las patrullas fronterizas de la Alianza Nacional. Otros supremacistas blancos que apoyan a los Milicianos son el Klu Klux Klan y las Naciones Arias.

Debido a los miembros integrantes de los Milicianos, sería fácil ignorarlos como un montón de locos marginales. Sin embargo, ignorarlos sería una reacción peligrosa sobre todo debido a la difusión de sus ideas, las cuales han dado lugar a una serie de proyectos de ley contra los inmigrantes que se han aprobado o que se están considerando en muchos estados.

Los Milicianos han logrado extenderse hasta California y animar a sus voluntarios a usar armas de fuego como medio de “protección”. No es coincidencia que en agosto dos inmigrantes mexicanos fueran asesinados en un área de California fuertemente patrullada por los Milicianos. Seguramente aumentará el número de muertos si se permite que los Milicianos se expandan a sus anchas.

¿Quién se beneficia de los ataques contra los inmigrantes? Wall Street, la cual se favorece de la ira injustificada contra los “ilegales” en lugar de que el pueblo esté en contra de su malévola avaricia y corrupción. ¡Culpan a quien sea, a los trabajadores indocumentados, a los huracanes, al clima caliente o al clima frío!

Como vencer a los Milicianos en California. El 16 de julio, después de haber viajado a Campo, California, desde mi casa en Oregón, me uní a una osada protesta contra los Milicianos por parte de 120 activistas chicanos, de derechos de los inmigrantes y de izquierda, incluyendo a mis camaradas de Mujeres Radicales (MR) y del Partido de Libertad Socialista. Nos manifestamos y marchamos hasta 20 metros de la frontera y sólo vimos a dos Milicianos.

Como hijo de trabajadores inmigrantes agrícolas que aguantaron años de racismo, me sentí muy orgulloso de alzar mi voz contra estos cabrones. Una líder de MR de Los Ángeles, Yuisa Gimeno, y yo pronunciamos discursos de solidaridad. El maestro de ceremonias nos llamó al micrófono a pesar de la obvia presión por parte de los organizadores de la manifestación de la Organización Socialista Internacional (International Socialist Organization, ISO). ¡Yuisa fue la única mujer de color que habló!

Nuestro mensaje acerca de la necesidad de crear un frente unido contra los Milicianos fue recibida con entusiasmo. Sin embargo, cuando yo hablé, miembros de la ISO usaron un altavoz para interrumpirme y para dar instrucciones a la multitud.

Terminé lo que tenía que decir, pero ese tipo de falta de respeto sectaria crea disrupciones y divisiones.

¡Abajo el sectarismo y el nacionalismo cultural! Ese ejemplo de sectarismo no fue el primer problema de la organización contra los Milicianos.

En California, el proyecto de ley más importante contra estos racistas lo ha realizado la Coalición del 28 de Mayo de Los Ángeles. La primera actividad de la coalición era planear una manifestación contra el grupo anti-inmigrantes y aliado de los Milicianos Salvemos nuestro Estado (Save Our State, SOS).

SOS estaba considerando realizar su evento ante un monumento en Baldwin Park, una ciudad al este de Los Ángeles, que honra el hecho de que en el pasado esa tierra perteneció a los mexicanos e indígenas.

Los residentes de la ciudad habían planeado un festival cultural como protesta contra la SOS, pero muchos miembros de la Coalición M28 expresaron la necesidad de enfrentarse al grupo de forma directa y militante.

Después de un candente debate acerca del tipo de protesta que se debía adoptar, la mayoría de las organizaciones chicanas, las cuales estaban a favor de la celebración cultural, abandonaron la coalición. Acusaron a las personas que se quedaron, principalmente miembros blancos del grupo y un pequeño número de chicanos no afiliados, de no respetar las diferencias culturales y, por ende, de racismo.

Su postura peca de nacionalismo cultural, o sea la idea de que la cultura propia se debe imponer en todos los asuntos y de que es imposible colaborar con aquellos que no pertenecen a la raza propia. Aunque es una respuesta al racismo real en el pasado y en el presente, el nacionalismo cultural es un error político sin solución que aísla a un grupo oprimido de sus aliados de la clase obrera.

Sucedió que los residentes de Baldwin Park que realizaron el festival cultural estaban felices por el hecho de que la Coalición M28 también llevó a cabo una contra-protesta directa. Los dos grupos unieron sus fuerzas solidariamente al final del día.

Mientras tanto, algunos miembros de la coalición, incluyendo a representantes de MR, opinaban que la coalición debía incluir a las organizaciones chicanas que se habían ausentado e intentar reagruparse con ellos. Sin embargo la ISO, la cual tomó el papel de líder cuando se marcharon dichas organizaciones, no ha hecho lo anterior, lo cual es otro ejemplo de sectarismo.

El frente unido es el camino hacia el progreso. Los inmigrantes latinos que sufren del ataque de los Milicianos no pueden permitir que existan fisuras prevenibles en el movimiento. La respuesta debe ser un frente democrático unido que incluya las distintas formas de protesta de los diversos grupos que la integran y la realización de acciones en conjunto.

El frente unido también deberá promover el liderazgo de aquellos que más tienen que ganar, incluyendo a los trabajadores inmigrantes y a las mujeres. Las mujeres inmigrantes pueden tener un papel importante contra los Milicianos. Su rebelde reacción contra aquellos que odian a los inmigrantes y contra los sexistas deberá estar a la vanguardia del movimiento.

Grupos e individuos de Portland, Oregón, utilizaron un frente unido para vencer a los neonazis del Valle de Tualatin (Tualatin Valley Skins) en enero. ¡Poniendo de lado sus diferencias políticas, una gran gama de gente — socialistas, anarquistas, activistas anti-racistas, feministas, organizadores comunitarios, judíos y musulmanes — expulsaron a los fascistas! Ésta es la misma táctica que puede vencer exitosamente a las pandillas de los Milicianos.

Puedes ponerte en contacto con Eduardo Martínez Zapata, que trabaja como educador de estudiantes inmigrantes y sus familias, en eduardomz@msn.com.

Para más información o para unirte a nosotros, llama a las Mujeres Radicales al 323-732-6416 o envía un correo electrónico a RadicalWomenLA@aol.com. Para contactar a la Coalición M28, llama al 951-756-5712 o envía un correo electrónico a impalaragtop64@yahoo.com.

Share with your friends










Submit