Voces de Color: Huelguistas multiraciales perseveran en contra de Diamond Walnut

Share with your friends










Submit
This article in English

Era octubre de 1995, temporada alta para esta gigantesca planta procesadora en Stockton, California, cuando visite las man ifestaciones de huelguistas (picket lines) en Diamond Walnut. Unos cuantos camiones entraban y salian del estacionamiento lleno a medias.

Quinientos trabajadores del Sindicato “Teamsters Local 601 ” hicieron una huelga en contra de la compafiia para exigir prestaciones de seguro medico pagado por la empresa y un salario decente. Un boicot que acompafio a la huelga dejo a Diamond con un numero reducido de clientes, forz{mdolo a bajar sus precios en un esfuerzo para sacar existencias acumuladas en 1993 y 1994.

Las huelguistas son principal mente mujeres – chicanas y mexicanas, negras, blancas y recien llegadas del sureste de Asia.

Su planton muestra claramente como las mujeres y la gente de color estan sacudiendo a los sindicatos tradicionalmente conservadores como los “Teamsters”. Los trabajadores como los de Diamond Walnut casi no tienen opcion de practicar la militancia.

En California, especialmente, estan en el centro de una tormenta poHtica creada por la Proposicion anti-inmigrantes 187, una guerra devastadora en todo el estado en contra de la accion afirmativa y el intenso impacto regional del TLC (NAFTA), el cual exhorta al traslado de compafiias a otros lugares y a la explotacion brutal de trabajadores indocumentados.

Las huelguistas de Diamond estan mostrandoles a sus hermanas y hermanos del movimiento laboral como retar las tacticas corporativas que pretenden hacer chivos expiatorios de los extranjeros al igual que el racismo y sexismo para que los trabajadores puedan unirse para lograr metas concretas en cuanto a salario y condiciones de trabajo.

Los patrones derraman bigrimas de cocodrilo. Antes de la huelga, Diamond habia estado pasando por tiempos dificiles y la gerencia amenaz6 con trasladar la fabrica a Mexico para reducir los costos laborales.

Los trabajadores cooperaron y estuvieron de acuerdo con el recorte de un 30 por ciento en los salarios; Diamond prometi6 compensarlos cuando se volviera a poner en pie.

Para 1991, Diamond se encontraba en la lista de Fortune 500 de las empresas mas lucrativas.

Sin embargo, en lugar de devolverles su dinero a los empleados, exigio mas concesiones.

Los trabajadores se sintieron traiciona- dos. Las mujeres con las que converse me hablaron acerca de como se pasaban de sus obligaciones regularmente para mantener la cali dad del trabajo aun despues de que les redujeron su salario.

Sus esfuerzos fracasaron en hacer la compafiia mas benevola.

Frances Evans, madre soltera y empleada desde hace 10 afios, me dijo: “Nos dieron un aumento de 10 centavos y luego tuvimos que pagar $30 al mes por seguro medico, asi que no nos dieron un aumento sino que nos quitaron mas.”

De la misma manera, la compafiia ha tenido muy pocos escrupulos al tratar de romper la huelga y destruir el sindicato. Esta intentando quitarles la certificacion a los “Teamsters Local 601” como repre- sentantes de los huelguistas y trabajadores actuales.

Las elecciones de 1992 y 1993 dieron como resultado el rechazo del sindicato, pero ambas veces el sindicato encontro pruebas de que la gerencia habia violado las leyes laborales.

La Mesa Directiva Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Board) esta planeando nuevas elecciones.

Luchando en contra de los empresarios avaros. En frente de las puertas de la fabrica Ie pregunte a Arlene Cutburth, mujer jubilada, que es 10 que ha sostenido el fuerte compromiso de huelga. “Pensaron que nosotros, las sefioras viejas, nos iriamos,” dijo, “pero la mayoria de nosotras sentimos la suficiente rabia como para quedarnos hasta el final.”

Las mujeres con las que hable criticaban la avaricia corporativa en general, estableciendo paralelos entre Diamond y otros negocios, como granjas cercanas que les pagan a sus trabajadores trabajadores los salarios mas bajos permitidos legalmente mientras que sus ganancias suben estratosfericamente.

Las huelguistas de Diamond son principal mente madres sol teras y mujeres de 40 y 50 Y tantos afios de edad. Muchas de ellas se mantienen con esta clase de trabajos con salarios minim os, de temporada y de medio tiempo sin prestaciones medicas.

” ¿Como es que estas corporaciones piensan que podemos pagar renta, gastos de la casa y cuentas medicas y mantener a nuestros hijos con $4.25 por hora?” preguntola huelguista Donna Rickets-Umbel, que tiene un trabajo de tiempo completo con un salario minimo.

Muchos de los huelguistas hacen tiempo para protestar de camino a casa provenientes del trabajo alternativo mal pagado que tienen que hacer durante la huelga.

Estas “tropas” son la columna vertebral, no solo del plant6n, sino del boicot tambien, para el cual buscan apoyo mediante visitas a tiendas en esta area.

Los huelguistas tambien han iniciado una gira nacional en autoblis, han protestado en el Congreso de los Estados Unidos, han realizado un ayuno de 40 dias y han viajado a Europa.

La ola del futuro laboral. Igual que los trabajadores agricolas inmigrantes de Stockton, mis abuelos filipinos lucharon al lado de otros Asiatico-americanos/as y chicanos/as por un mejor tratamiento – pero los sindicatos siempre los hicieron a un lado, imposibilitando, asi, sus esfuerzos en contra de los patrones.

Ahora las mujeres y gente de color son la mayoria de la fuerza de trabajo y estan exigiendo que los sindicatos los representen y luchen por sus demandas.

Las mujeres de color, en particular, estan adoptando iniciativas poHticas y colocandose con resoluci6n en el centro del escenario.

Lo que es mas, estan proporcionando un plan de accion visionario para un movimiento laboral que luche por una distribucion equitativa de la riqueza producida por los trabajadores.

A traves de su militancia y unidad, los huelguistas de Diamond Walnut estan ayudando a dirigir al movimiento laboral en esta direcci6n.

Como dijo Frances Evans, “Esta es una huelga en contra de todas las corporaciones y la victoria sera para todos los trabajadores.”

Los lectores pueden ayudar boicoteando los productos Diamond y mandando una donacion dirigida a los huelguistas de Diamond Walnut a Teamsters Local 601, 745 E. Miner Avenue, Stockton, CA 95202. Para mas informacion Harne al (609)546-7475. C

Imogen Foa, que proviene de una larga tradicion de activistas laborales de Estados Unidos, es la organizadora de las Mujeres Radicales del Area de la Bahia de San Francisco.

Share with your friends










Submit