¡Alto a la represión en Cananea!

Share with your friends










Submit

El día de ayer y hoy se registró una tremenda represión contra los mineros de la Sección 65 del Sindicato Minero, pretendiendo despojarlos de su edificio sindical ubicado en el centro de aquella ciudad. La agresión provino de un grupo de golpeadores, quienes encabezaban a los esquiroles contratados por el Grupo México, además de policías federales y estatales, muchos de ellos infiltrados, vestidos de civil.

Los trabajadores se defendieron ante el ataque de más de mil agresores, con lo que tenían a mano, con piedras y palos, pero tuvieron que replegarse ante la superioridad numérica de los agresores, que tienen la consigna de ubicar a los dirigentes mineros para golpearlos y detenerlos.

Como resultado de estos graves hechos, la Policía Federal detuvo arbitrariamente a 26 trabajadores, a quienes golpearon brutalmente, quienes también andan en busca de los representantes sindicales. Entre los detenidos está Moisés Miranda Vargas, trabajador de base y esposo de la compañera Rosa Guayante, dirigente del Frente de Mujeres en Lucha por la Dignidad del Trabajador de México y del Mundo, cuya casa se encuentra rodeada de policías.

Es evidente que se trata de una nueva provocación de parte del Grupo México, propiedad de Germán Larrea, concesionario de esa y otras minas en huelga, como la de Taxco y Sombrerete, en búsqueda de terminar violentamente con la resistencia de más de tres años de los mineros, quienes a pesar de las tretas jurídicas, avaladas por la Suprema Corte, mantienen su lucha por mejores condiciones de trabajo.

Estas acciones se suman a la agresión contra los trabajadores de la Fundidora de Esqueda Sonora, quienes decidieron reintegrarse al sindicato minero, por lo que han sido despedidos 25 trabajadores, entre los que figuran los dirigentes de esa sección, además de las amenazas de la empresa de cerrar su fuente de trabajo por su determinación de regresar al Sindicato Minero, abandonando al sindicato blanco orquestado por la empresa.

Por ello, repudiamos esta provocación del Grupo México, apoyada por la propia Policía Federal, demandando la salida inmediata de esa corporación al servicio de la patronal. Exigimos la entrega de la mina a la Sección 65 y el respeto a su huelga. Pero para realmente lograr una solución, es necesario el retiro de la concesión de la mina de Cananea al Grupo México, para que ésta sea nuevamente una empresa estatal, en beneficio del país y no del gánster empresario.

Sin duda, es el momento para desplegar la más amplia solidaridad en la acción con los mineros de Cananea, por nuestra parte, respaldaremos cualquier acción nacional decidida en ese sentido por los propios compañeros del Sindicato Minero Metalúrgico, inclusive la huelga minera nacional, estará plenamente justificada ante esta acción de provocación brutal. Por supuesto, de la UNT los trabajadores esperamos también una acción enérgica e inmediata, la huelga en solidaridad con los mineros está plenamente justificada y deberemos respaldarla con todas las fuerzas a nuestro alcance.

Responsabilizamos al gobierno de Felipe Calderón de la seguridad de los trabajadores y sus familias, exigimos la liberación inmediata de los detenidos y el cese de la represión y persecución contra los dirigentes mineros.

¡Alto a la represión en Cananea!
¡Libertad a los detenidos!
¡Fuera las fuerzas represoras de Cananea!

Partido Obrero Socialista

SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS, SIDERURGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA

–COMUNICADO DE PRENSA URGENTE–

Miércoles 8 de septiembre de 2010

Nuevas agresiones de las policías federal y sonorense, incluso paramilitares centroamericanos, agredieron hoy a los compañeros mineros de la Sección 65 de Cananea. En conferencia de prensa efectuada hoy, 8 de septiembre en Cananea, se denunciaron también las agresiones contra los trabajadores de la Sección 207 de la Fundición de Esqueda, Sonora. Las denuncias fueron hechas por dirigentes y miembros de dichas Secciones del Sindicato Nacional de Mineros, que dirige el compañero Napoleón Gómez Urrutia.

La madrugada de hoy mismo, más de mil elementos armados de las Policías Federal y la Estatal de Sonora, así como paramilitares contratados por Grupo México, entre los cuales se detectó a centroamericanos, vestidos de mineros, intentaron reprimir a los miembros de la Sección 65, cuando los trabajadores se habían posesionado la noche anterior de la Puerta # 2 de la mina cananense, en cumplimiento a la decisión judicial y legal de que no están desalojados del centro de trabajo, y pueden permanecer dentro del mismo, en virtud de que su huelga sigue en curso, es legal y es legítima.

Esta irresponsable y alevosa agresión federal, estatal y de Grupo México, ocurre a pesar de que hay en Sonora observadores internacionales de agrupaciones sindicales, como los United Steelworkers de Estados Unidos y Canadá, los cuales desde este momento están condenando estas agresiones y la represión y dictadura de Felipe Calderón, en obediencia a un empresario criminal y demente, como Larrea, que lo único que quiere es terminar con los derechos, la salud y la vida de los trabajadores y sus familias.

En la conferencia de prensa, participaron los dirigentes de las Secciones 207 y 65 del Sindicato Nacional de Mineros, y los compañeros Jesús Feliciano Cibrián Monreal, segundo Vocal del Consejo General de Vigilancia y Justicia, quien informó de estos hechos, y el compañero Luis Sánchez Zúñiga, Secretario de Organización, Estadística y Educación del Comité Nacional.

En la misma conferencia de prensa, efectuada a las 13 horas, se asentó que las fuerzas armadas federales y del estado de Sonora, agredieron con armas, toletes y piedras a los trabajadores de la Sección 65 durante los primeros momentos del día de hoy, de las 6 a las 10 am. Para ello, vistieron a policías como trabajadores para esconder tramposamente que la agresión había partido de las fuerzas policiacas, que fueron las que iniciaron los enfrentamientos, acompañados de esquiroles de las empresas contratadas por Grupo México para supuestamente echar a andar la mina.

El saldo es de numerosos lesionados, dos de ellos, de la Sección 65, heridos a balazos y, sin confirmarse plenamente, resultó muerto por balas uno de los trabajadores terceros o esquiroles. Se denunció que los autores de esta agresión no pudieron ser trabajadores de la Sección 65, pues ellos por línea sindical nunca andan armados, y los policías y paramilitares sí lo están.

En la conferencia de prensa se denunció a Grupo México de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, dueño de la empresa, así como a la Policía Federal y a la Policía Estatal de Investigación de Sonora como los autores de la agresión violenta, a la cual se resistieron los miembros de la Sección 65, que no usaron armas y no provocaron el enfrentamiento. Los declarantes en la conferencia de prensa responsabilizaron a los 3 órdenes de gobierno de ésta y de las nuevas agresiones que puedan ocurrir en Cananea y en Esqueda. Incluso, se denunció que en varias patrullas de las Policías Federal y Estatal de Sonora, ocupadas por más de 80 paramilitares, incluso centroamericanos, fueron “levantados” y golpeados más de 20 mineros y llevados con rumbo a Agua Prieta, Sonora, desconociéndose su suerte hasta entradas horas de la tarde.

Grupo México estuvo preparando desde hace varias semanas esta represión, que hoy ejecutó, con boletines a los medios locales en los que calumnia a los trabajadores de estar preparando actos violentos. Para los trabajadores miembros de la Sección 65 este fue un atropello vil y rastrero de Grupo México, de las compañías terceras y de las fuerzas federal y estatal contra los mineros en legal huelga, pese a las afirmaciones mentirosas de la empresa de Larrea.

En la conferencia de prensa igualmente participaron los compañeros Sergio Tolano Lizárraga, Secretario General, y Jacinto Martínez, Secretario de Trabajo de la propia Sección 65, así como también los dirigentes de la Sección 207 de Esqueda, Sonora, encabezados por su Secretario General Roheri Sánchez Cruz, quienes denunciaron a la vez los atropellos de que están siendo objeto por parte de Grupo México, dueño de la Fundición o mina concentradora de este otro centro de trabajo.

En el caso de la Sección 207, como lo hemos denunciado en días pasados, los compañeros dirigentes denunciaron que más de mil elementos de las Policías Federal y Estatal, ocuparon su centro de trabajo en respuesta a la decisión unánime, adoptada en asamblea general por los 900 miembros de esta Sección, de retornar al seno del Sindicato Nacional de Mineros que dirige el compañero Napoleón Gómez Urrutia, del cual por imposiciones violentas y chantajes de Grupo México se habían separado hace tres años.

Denunciaron las nuevas amenazas y presiones que están recibiendo no sólo ellos, sino sus familias, como el decirles a los hijos de los trabajadores en sus escuelas, que sus padres son terroristas y están fuera de la ley, con lo cual pretenden justificar la presencia de las fuerzas policiacas. Grupo México ha corrido hasta la fecha a los 25 dirigentes del Comité Seccional, y a otros 90 trabajadores que apoyan firmemente el movimiento de retorno al Sindicato Nacional en pleno uso del derecho constitucional de libertad de asociación y de autonomía sindical.

Tanto los miembros de la Sección 65 como los de la Sección 207 declararon que estos atropellos vulgares de las policías federal y estatal, impulsados por Larrea Mota Velasco, no los harán desistir de su lucha y que buscarán la liberación de los compañeros secuestrados por las fuerzas policiacas, así como la reinstalación en sus empleos de los compañeros ilegal y arbitrariamente corridos de sus trabajos.

Numerosos representantes de los medios sonorenses, así como corresponsales de medios nacionales e internacionales, estuvieron presentes en esta conferencia de prensa efectuada en Hermosillo, la capital de Sonora.

ATENTAMENTE

J GENARO ARTEAGA TREJO
SRIO. DE ASUNTOS POLITICOS
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINERO

Share with your friends










Submit