¡Que la reconstrucción de Haití la paguen las transnacionales y gobiernos que provocaron la miseria!

Share with your friends










Submit

Solidaridad con el pueblo haitiano respetando su soberanía

This statement in English / Este declaracions en inglés

La tragedia de Haití  ha conmocionado a todos los pueblos. Se teme que haya más de cien mil muertos y muchos más están heridos y/o mutilados. Millones perdieron sus casas y  las escuelas y hospitales se derrumbaron. Prácticamente toda la infraestructura de Puerto Príncipe fue afectada.

Una semana después del terremoto, las ayudas anunciadas por los gobiernos burgueses, no han llegado a las víctimas. El pueblo de Puerto Príncipe sigue con muchos de sus muertos en las calles y los heridos carecen de atención médica. Los sobrevivientes siguen sin agua potable, ni comida y a la intemperie. Mientras tanto, el imperialismo norteamericano prioriza consolidar la ocupación militar y ha enviado miles de soldados más, que cuentan con el apoyo de los gobiernos latinoamericanos encabezados por el brasileño Lula.

Los trabajadores y trabajadoras del mundo entero debemos de solidarizarnos inmediatamente con la población haitiana que necesita nuestro apoyo para encontrar y sanar a sus heridos, reconstruir sus viviendas, reactivar el aparato productivo y recuperar los derechos básicos de todo ser humano, el empleo y la vivienda digna, la educación y la salud.

El colonialismo, un azote más funesto que las calamidades naturales

Este desastre natural se conjuga con las funestas consecuencias de cientos de años de colonialismo. El 80 por ciento de los 10 millones de haitianos viven en condiciones de extrema pobreza. La mortalidad infantil es de 80 por cada mil nacidos. La esperanza de vida ha bajado a los 49 años. El analfabetismo supera el 70% en las zonas rurales. El agua potable y la electricidad son productos de lujo. El 98% de los bosques están desforestados. Sus tierras, estériles. Cuatro por ciento de la población, controla el 64% de la riqueza. Ése es el precio que los dueños del capital le impusieron a este pueblo digno, que protagonizó la única revolución del orbe antiesclavista triunfante, y que logró antes que los demás pueblos iberoamericanos la independencia nacional a fines del siglo XVIII, contra el imperio francés.

Repudiamos la injerencia imperialista

Repudiamos la conducta de los gobiernos de Barack Obama de los EUA, y de Nicolás Sarkozy, en Francia, que están montando el show de la “solidaridad” pero en realidad están desplegando su poderío militar aéreo y naval, antes que atender los verdaderos problemas de la población. El imperialismo prioriza la  ocupación militar, ampliando la MINUSTAH (soldados extranjeros auspiciados por la ONU), y con ello busca seguir impidiendo que el pueblo haitiano sea el arquitecto de su destino.

Después de cinco años de ocupación militar, ésta sólo ha servido para reprimir las protestas de las masas haitianas por sus justas reivindicaciones, como fue el reclamo de aumento salarial en meses recientes, encabezado por estudiantes y trabajadores. Igualmente, la MINUSTAH se ha caracterizado por la violación permanente de los derechos humanos. El 22 de diciembre de 2006, las fuerzas de MINUSTAH atacaron a balazos una manifestación y asesinaron a 30 personas incluyendo mujeres y niños. En mayo de 2008, el Congreso de Haití sancionó una ley de aumento del salario mínimo, de dos a cinco dólares diarios. La oligarquía del país y el gobierno de René García Preval se opusieron a esta ley, aprobada por las cámaras legislativas. Los patronos amenazaron con despedir a cerca de 25 mil trabajadores del sector manufacturero. Un grupo de estudiantes universitarios y de organizaciones haitianas se movilizaron en apoyo a los trabajadores. La policía local intervino, junto a la MINUSTAH, reprimiendo brutalmente las protestas. En junio de ese año, tras la muerte de un dirigente político local, centenares de personas acudieron a su entierro. Militares de la MINUSTAH dispararon contra el cortejo fúnebre, asesinando e hiriendo a muchas personas.

Denunciamos las maniobras de las potencias y sus gobiernos títeres de aprovechar el desastre actual para aumentar la ocupación militar de Haití, con la excusa de la ayuda humanitaria. Exigimos la inmediata salida de todas las fuerzas extranjeras que ocupan militarmente a ese pequeño y sufrido país.

Deben suspenderse los pagos de las deudas externas para destinar ese dinero para la reconstrucción

Si de verdad los gobiernos extranjeros que ocupan Haití quisieran ayudar a ese  pueblo, convertirían los gastos militares en ayuda humanitaria, igualmente condonarían la abusiva deuda externa de Haití y demás países de América Latina para destinarlos a su reconstrucción.

Llamamos al presidente Chávez de Venezuela, al presidente Raúl Castro de Cuba, al presidente Evo Morales de Bolivia, al presidente Rafael Correa de Ecuador y a todos los gobiernos de América latina, a suspender los pagos derivados de sus deudas externas para destinar ese dinero para comida, medicinas, viviendas y para la reconstrucción de Haití.

La reconstrucción de Haití deben pagarla las multinacionales y el imperialismo mundial, comenzando por los monopolios de Francia, España, Canadá y Estados Unidos que han llevado a ese pueblo a la miseria. Denunciamos su hipocresía frente a la tragedia haitiana y les exigimos devolver a Haití la deuda histórica centenaria con su pueblo.

Solidaridad con el pueblo haitiano

El apoyo debe ser canalizado y entregado en forma directa a la población haitiana a través de sus organizaciones genuinas y legítimas y no a ningún intermediario pro-imperialista y mucho menos al gobierno de Preval, a sus ONG y al régimen de ocupación de la Minustah.

Deben ser comités de solidaridad obreros y populares, constituidos en cada una de nuestras naciones, o bien los sindicatos y las organizaciones populares y estudiantiles, los que se encarguen en lo fundamental de la solidaridad. Proponemos establecer contacto con las organizaciones haitianas y las que en la República Dominicana están llevando a cabo de forma independiente y autónoma acciones de solidaridad.

Las centrales sindicales, los sindicatos, las organizaciones campesinas, barriales y juveniles pueden promover asambleas en las que se discuta la grave situación de este pueblo del Caribe y voten medidas de apoyo y contra el régimen de ocupación imperialista.

Llamamos también al conjunto del movimiento revolucionario mundial a encabezar estas tareas y a coadyuvar a la reconstrucción de organismos de masas independientes como alternativa a las decadentes estructuras de poder de las clases privilegiadas haitianas y las fuerzas de ocupación.

Proponemos a las organizaciones de izquierda de Haití a impulsar la organización democrática de los trabajadores, estudiantes, jóvenes, mujeres, campesinos y al conjunto de las masas, para enfrentar las consecuencias del terremoto. Organizados democráticamente desde sus bases, y centralizándose a nivel nacional, podrían canalizar los recursos que llegan a Haití desde todos los pueblos del mundo, e incluso ganarían capacidad para enfrentar los problemas nacionales del país.

¡Exigimos la condonación de la deuda externa e interna de Haití. Que los dineros gastados en la ocupación militar de Haití y al pago de la deuda externa e interna se destine a la solidaridad y reconstrucción de Haití ¡

¡Demandamos de las direcciones de las centrales sindicales del mundo destinar recursos monetarios y humanos a la solidaridad con Haití!

¡Exigimos al gobierno dominicanazo que entregue papeles de trabajo a los trabajadores inmigrantes haitianos y se reconozca la nacionalidad dominicana de sus descendientes!

¡Demandamos del gobierno dominicano facilite a los inmigrantes viajar a su tierra para conocer la situación de sus familiares y regresar a República Dominicana cuando lo consideren necesario!

¡No más deportaciones de inmigrantes haitianos sin papeles!

¡Fuera las tropas de la MINUSTAH, las yanquis y de los demás países imperialistas!

¡Exigimos respeto a la soberanía del pueblo haitiano!

Freedom Socialist Party de Estados Unidos

Corriente Internacional Revolucionaria (CIR)

Por la CIR: Opinión Socialista de Argentina-OS-

Partido Obrero Socialista de México-POS-

Liga Socialista de los Trabajadores de República Dominicana-LST-

Movimiento de Trabajadores y Campesinos de Costa Rica-MCT-

Unidad Internacional de los Trabajadores (UIT)

Por la UIT:Unidad Socialista de Izquierda (USI) de Venezuela, CST, integrante del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) de Brasil, Unidad Obrera y Socialista “Unios” de Perú, Unios de Colombia, Izquierda Socialista de Argentina, Propuesta Socialista de Panamá. y Alternativa Socialista de Colombia, sección simpatizante de la UIT.

Share with your friends










Submit