Lenguas Horcadas y Flechas Rotas

Share with your friends










Submit

En un ataque arrebatado contra las naciones indígenas americanas, un total de nueve proyectos de ley se presentaron al Congreso durante la sesión pasada que niegan la soberania indiíena y repudian tratados de larga duración.

Dijo el Representante Lloyd Meeds, D.-Wash., patrocinador de dos de los proyectos: “Ya que fue los Estados Unidos que reservó el derecho de la reservación indigena, queda dentro de la autoridad del Congreso definir lo que esta reservado.”

Pero, ¡espérate ya, Lloyd! Los E.U. nunca concedió privilegios a los indios por los tratados. Por el contra rio, fueron los americanos indigenas que generosamente confirieron favores a los pobladores blancos, y todos los derechos no concedidos a los blancos especificamente, se quedaron con los indios.

Las tribus siempre se reconocían como naciones independientes y autónomas, con autoridad sobre las tierras y los recursos naturales de Norteamérica. Por eso, los pactos entre los indios y los blancos se formalizaron como tratados – convenios entre dos naciones soberanas.

Los tratados son convenios legales obligatorios, pero hay grupos reaccionarios que ahora pretenden abrogarlos unilateralmente, aunque es el asunto de dos naciones cambiar un tratado.

El asalto desaforado contra los derechos de los indígenas revel a un patente esfuerzo hacia una nueva toma de tierras, para apropiar minerales, maderas, peces y animales de caza que no han sido robados ya, y para parar la reclamación de tierras realizada por algunas naciones indigenas.

Los piratas del Congreso intentan ganar control, sin ser desafiados, sobre un grupo militarmente débil de naciones pequeñas porque la actual reacción blanca está sofocando la voz insistente de los indios en defensa de sus derechos de soberania. Los que se apoderan de las tierras tienen la oportunidad del genecidio económico ahora, antes que los americanos indigenas puedan movilizar el apoyo suficiente a su favor.

Felizmente, una amplia variedad de organizaciones indigenas através del país se estan lanzando al desafio. La Organización de Tratados de Americanos Indigenas (NATO) Y un “comité de acción” colectivo del Congreso Nacional de Americanos Indígenas y de La Asociación Nacional de Presidentes Tribales, son nada más que dos de los nuevos mecanismos establecidos expresamente para resistir la reacción.

Esto es la batalla de todos. Si el Congreso puede abolir a pura fuerza de la legislación las tierras, los recursos, los modos de vivir y las culturas de los american os indigenas, puede igualmente abolir por la legislación cualquier cosa de cualquier persona.

Los americanos indígenas necesitan oir la voz de la gente labradora del mundo entero en apoyo de est as pequeñas naciones oprimidas que tratan desesperadamente de sobrevivir dentro de las fronteras de una nación dominadora.

¡Apoye los tratados! ¡Defienda la soberania de los americanos indígenas! ¡Autonomía para las naciones indígenas!

Share with your friends










Submit